Conspiración

Microrrelato propuesto por @esferadecreadores


Arnau llevaba cuatro años investigando esa partícula. Estaba de camino a su rutinario trabajo cuando rememoró el día que los tres colaboradores la bautizaron con el nombre de Ano.Lecrab. Estuvieron toda la tarde y parte de la noche, acompañados por whisky y risas, intentando poner nombre a algo que no existía, nada más que en sus libretas y en sus sueños de físicos visionarios. Finalmente, fue su jefe el que propuso ese absurdo nombre. Ano.Lecrab.

Qué lástima no haber descubierto antes lo que escondía tan estrambótico nombre. Tardó solo cinco segundos en arrepentirse de lo hecho los últimos cuatro años. Los cinco segundos que tardó en ver arder su ciudad, Barcelona, tras la explosión que se originó en el centro de investigación donde trabajaba. Todo hubiese sido diferente si, en un atisbo de iluminación, hubiese leído el nombre de la partícula al revés. El nombre de barceL.onA quizá le hubiese dado pistas de la conspiración de la que fue partícipe. Una partícula que tenía como único objetivo matarlo junto a los 5 millones de habitantes de su ciudad.

@javiergarrido.es

#EsferaDeCreadores #YoEscriboEnCasa #CovidChallenge