De idea a novela #2 – ¿Has visto a Jack?

A veces amamos tanto a nuestros propios protagonistas que no nos damos cuenta de las veces que llegamos a nombrarlos, a veces más de las necesarias.

Yo tambien he abusado de este pequeño vicio y gracias a las lectoras 0 y posteriores revisiones fui consciente y los corregí en “Mentiras que dan magia”.

La agilidad que toma el relato cuando afinas este pequeño detalle es enorme, por lo que, si sois escritor@s, os invito a revisar vuestros textos a ver si cometéis este pequeño pecado causado por querer tanto a nuestros personajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *